Esta Navidad, la nieve se posa sobre los relojes Golden Bridge de Corum

Golden Bridge

Esta Navidad, la nieve se posa sobre los relojes Golden Bridge de Corum

La casa lanza cuatro ediciones de su famoso Golden Bridge completamente cubiertas con diamantes en engaste nieve

Como en un cuento de Navidad, Corum presenta dos nuevas versiones de su Golden Bridge con un nuevo engaste "nieve" para las fiestas de fin de año. El engaste nieve, formado exclusivamente por diamantes, consiste en ordenar un número aleatorio de diamantes de diversos tamaños para cubrir completamente el metal. Se trata de un ejercicio joyero sumamente complejo por dos razones. En primer lugar, porque la elección de la ubicación de cada diamante debe ser sumamente minuciosa. Todos son distintos, pero deben encajar con una precisión absoluta y quedar muy juntos, casi como si se tocaran sus bordes. Es un ejercicio que carece por completo de regularidad, y como tal, rompe con la mecánica de las tallas brillante o baguette, en las que todos los diamantes son intercambiables. La experiencia y la audacia del engastador son los únicos factores decisivos en el engaste nieve. Cada diamante es elegido e instalado de manera individual. La composición final es similar a un fresco o a una pintura expresionista: múltiples diamantes engastados individualmente crean juntos la imagen coherente de un todo. A continuación, se realiza el engaste como tal. Puesto que los diamantes son todos de tamaños diferentes, las garras de sus engastes también deben ser únicas. Esta labor exige una gran minuciosidad, ya que descarta la estandarización del engaste: cada garra debe ser trabajada individualmente para engastar exclusivamente un diamante específico.

"El resultado es que cada Golden Bridge con engaste nieve es totalmente único", explica Jérôme Biard, CEO de Corum. "Son verdaderas piezas de Alta Relojería y Alta Joyería a la vez, y nunca produciremos dos relojes idénticos. Este engaste simboliza la filosofía de Corum: explorar nuevos caminos y dejar atrás las convenciones para ofrecer a nuestros coleccionistas un calibre verdaderamente único en el mundo, nuestro movimiento baguette, y un engaste muy exclusivo, que hasta ahora no ha sido utilizado casi nunca en la historia de Corum". Dos modelos estarán disponibles con engaste nieve, el Golden Bridge (caja tonel de 34 x 51 mm) y el Miss Golden Bridge (21 x 43 mm). Sus cajas completamente engastadas, incluyendo la corona, hacen gala de un resplandor que se extiende en el sentido vertical del reloj, completamente visible a través del doble cristal de zafiro antirreflejos. Cada pieza se editará en oro blanco y oro rosa, es decir, cuatro referencias con un total 314 diamantes (Golden Bridge) y 245 diamantes (Miss Golden Bridge), que representan 2,68 quilates y 1,28 quilates respectivamente.